En 1860 llega a Tàrrega el ferrocarril de la línea Barcelona – Manresa – Lleida. Este hecho y la construcción años antes, en 1854, de la carretera de Montblanc en La Seu, y más tarde la carretera de Tàrrega a Balaguer y a Alcarràs, así como la carretera real entre Madrid y Barcelona, situaron la todavía Villa de Tàrrega, como un punto estratégico de comunicaciones entre el mar y la montaña y entre la Cataluña interior y la Cataluña industrial.

Imagen del muelle de carga y descarga en la que destaca el cobertizo de madera y la grúa. (Fotografía: Carles García).

La existencia de estas infraestructuras fue básica, para el futuro desarrollo del sector comercial y de servicios del Urgell durante buena parte del siglo XX. El área de influencia de Tàrrega y de las poblaciones vecinas, fue mucho más allá de su comarca natural. Las nuevas inversiones atrajeron población y mano de obra proveniente de la Segarra y el Urgell. La generación de riqueza impulsó iniciativas sociales, cívicas, educativas y culturales, que pusieron los cimientos de un espíritu cultural, comercial e industrial tan propio de nuestras tierras.

Fotografía de la estación nevada. Se puede observar a la derecha la estructura del cobertizo de madera de los muelles de la vía. (Fotografía Familia Palou – Català).

El conjunto patrimonial de la estación de tren de Tàrrega conserva, en su zona norte, un importante y singular espacio ferroviario del siglo XIX, de gran valor histórico y formado por un muelle o plataforma de carga elevada con baldosas de piedra bien trabajados, encima del cual se ubica un almacén con artesanado de madera, la estructura de hierro de un cubierto de teja plana, que se encontraba en proceso de restauración, y una grúa situada junto a la carretera, también muy bien restaurada por el escuela de formación municipal «La Solana».

Grúa de los muelles de la vía fabricada en el siglo XIX en Inglaterra. Durante más de 150 años ha sido siempre en este lugar. (Fotografía Jaume Ramon). 

En la publicación URTX nº 10 del Museo Comarcal del Urgell, Roger Costa Solé, licenciado en Geografía e Historia y técnico de patrimonio etnológico del Departamento de Cultura de la Generalidad de Cataluña y Carles Garcia Hermosilla, Director del Museo Industrial del Ter afirman: «En Tàrrega la estación conserva todavía un conjunto interesante. Lo más destacable es el muelle de carga y descarga, con un cobertizo de madera y de estructura de hierro que debe ser de principios de siglo y la grúa de la que es necesario que destaquemos su eje de madera, fabricada en Gran Bretaña». La grúa conserva en su parte inferior, el nombre de la empresa fabricante «Lloyds – Foster & Company», y el nombre la población inglesa de Wednesbury, situada a medio camino entre Manchester y Birmingham.

En la base de la grúa se lee perfectamente su procedencia: «Lloyds – Foster & Company» – Wednesbury «. (Fotografía Jaume Ramon). 

El conjunto patrimonial de los muelles de la vía es municipal, fruto de un convenio urbanístico firmado entre RENFE y el Ayuntamiento de Tàrrega en 2003. Este convenio permitió recuperar para la ciudad un patrimonio industrial de gran valor histórico, así como la construcción de un aparcamiento público de vehículos y el inicio de los trabajos de rehabilitación de la grúa y del conjunto de los muelles de carga por parte de la Escuela la Solana de Tàrrega. El objetivo de la rehabilitación era de adecuarlos e integrarlos como espacio público de uso cívico y cultural. Las obras de rehabilitación, se detuvieron por decisión política del gobierno municipal en 2011.

Almacén y cubierto durante su restauración y rehabilitación, que quedó parada en 2011. (Fotografía Jaume Ramon). 

Confiamos que los futuros proyectos previstos en este lugar, aprovechen, respeten e integren el conjunto patrimonial e histórico de los muelles de la vía. Son un atractivo cultural que gusta a todo el mundo y que con el tiempo se convertirá en un punto obligado de visita turística.

Jaume Ramon Solé.

El muelle y el cubierto de la vía. Una imagen sugerente del encanto del lugar en un día de niebla. (Fotografía Jaume Ramon).

1. URTX número 10. “Patrimoni Industrial de l’Urgell”, 1997. Roger Costa Solé i Carles Garcia Hermosilla.

Comments are closed.