Puput

 

La bella imatge de la puput volant.
La bella imagen de la abubilla volando.

 

> Escucha el canto de la abubilla:

 

La puput dalt d’un marge vora la Torre del Codina.
La abubilla arriba de un margen borde la Torre del Codina.

 

La abubilla (Puput) que, en su nombre popular y científico «Upupa epops», recibe el nombre de la peste que hacen sus nidos durante la época de cría y del líquido maloliente que segregan cuando se sienten amenazadas. Del latín «Put – Putere» (Hedor – pudor), la abubilla es el pájaro que por su aspecto estrambótico, ha sido motivo a lo largo de los tiempos, de considerarlo como un pájaro denigrante y maléfico.

 

La puput dalt d’un pal de la vinya de la Torre del Codina
La abubilla arriba de un poste de la vid de la Torre del Codina.

 

La abubilla es un ave elegante, solitario y territorial. Cada año vuelve fiel al mismo lugar del año anterior. Hace unos 30 cm. de largo, de color marrón claro, con las alas y la cola vestidas de franjas negras y blancas. Cuando vuela a ras de tierra por los arcenes de los caminos, la podemos contemplar con toda la espectacularidad de su plumaje y observar cómo abre la cresta al aterrizar.

 

La puput en vol pel camí cap a la Torre del Codina.
La abubilla en vuelo por el camino hacia la Torre del Codina.

 

A pesar de su antigua mala fama, lo cierto es que actualmente, la abubilla es un pájaro admirado por el público y los dichos populares, lo alaban a menudo como símbolo del buen tiempo: «Cuando canta la abubilla el buen tiempo ha venido». Pero como pájaro migrante de lugares tropicales, el plumaje de la abubilla es exótico y llamativo, y cuando se eriza y extiende la magnífica cresta coronada por puntos negros, el espectáculo está garantizado.

 

La puput posant amb elegància a la meva càmera.
La abubilla posando con elegancia a mi cámara.

 

Es un pájaro que se alimenta de insectos, lombrices y larvas que captura con su pico curvado, largo y puntiagudo, que lo utiliza para escarbar en el suelo y cazar sus presas. En otoño se iba hacia África y volvía el mes de abril. En los últimos años, y debido al cambio climático y el calentamiento global, se ha observado que las abubillas ya no cruzan la mediterránea para hibernar. Actualmente, en muchos lugares próximos de las comarcas del interior ya se ven en invierno en lugares donde nunca lo habían hecho.

 

Per la seva alimentació acostuma a anar sempre passejant ran de terra.
Por su alimentación suele ir siempre paseando ras de tierra.

 

La abubilla es un ave sensible a la quiebra y la destrucción de los espacios y de los hábitats agroforestales de los márgenes y bordillos de caminos. El uso abusivo de abonos químicos, pesticidas y herbicidas, la perjudican especialmente, ya que su alimentación se basa en la existencia de los ecosistemas que permiten una biodiversidad vegetal que dé vida a todo tipo de insectos, larvas y gusanos.

 

La puput a la vora del camí.
La abubilla al borde del camino.

 

J. M. de Sagarra cantó maravillosamente a la Abubilla en el libro «Los pájaros amigos» que publicó la Imprenta de la Casa de la Caridad en 1922, este es un fragmento:

 

“De tots els nostres amics del temps de la florida, no n’hi ha pas cap com la puput, tan menjadora de cuquets, tan voltadora de vinyes, tan poruga, tan estrafolària i entretinguda, tan pintada de plomes, tan fina i llarga de bec, i tan delicada i silenciosa en el vol”.

 

Josep Maria de Sagarra

 

La puput dalt de l’olivera, on en una cavitat de la soca hi te el niu.
La abubilla arriba del olivo, donde en una cavidad de la cepa tiene el nido.

 

Una lectura en prosa poética de nuestro siempre gran J. M. de Sagarra que recomendamos.

 

La puput en vol amb les ales esteses.
La abubilla en vuelo con las alas extendidas.

 

Jaume Ramon Solé.

Créditos: Imágenes propiedad de Jaume Ramon Solé – La Torre del Codina.

Comments are closed.