Òlibes

 

> Escucha el canto de la Lechuza:

 

La lechuza, dicha también meuca, «Tyto alba» es una ave rapaz nocturna del orden de los estrigiformes y de la familia tytonidae. Puede pesar hasta medio kilogramo y con las alas abiertas puede tener una envergadura de metro y medio. La principal característica es el color blanco en forma de corazón del disco facial, que se complementa con el pecho también blanco con puntos negros y el dorso gris, dorado y marrón que le confiere una presencia majestuosa.

 

Òliba

 

Se alimenta de pequeños ratones, algún murciélago, o también de mariposas nocturnas. Tiene una gran capacidad de visión nocturna y es uno de los pocos pájaros que puede cerrar completamente el párpado.

 

La etimología del nombre viene del germánico «òbila», (en algunos lugares del dominio lingüístico se llama así), con el mismo significado ligado a la palabra «oli». Antiguamente por el hecho de vivir en campanarios e iglesias, se creía que las lechuzas se bebían el aceite de las lámparas de las iglesias.

 

L’òliba

 

Hasta la llegada de las Historias de Harry Potter y de su lechuza blanca Hedwig, las leyendas de lechuzas en nuestras tierras eran negras y siniestras. Se las asociaba con las desgracias y con la muerte, ya fuera por su vida nocturna y su aspecto fantasmagórico. El impacto de ver una lechuza reflejando la luz de la luna de noche, al borde de viejas iglesias o escombros abandonados provocaba un rechazo social hacia estas bellas y preciosas aves.

 

La palabra meuca, que se utiliza en nuestra región, es fruto de la onomatopeya del grito de las lechuzas, muy parecida a la de un gato cuando maúlla. La palabra de «meuca» ha tenido en catalán, el significado de prostituta desde que el pintor Isidre Nonell intituló «Meuca» un dibujo realizado en 1906.

 

Òlibes

 

Una de las campanas de la Seu Vella de Lleida recibe el nombre de «Meuca» por encontrarse en un campanario y que toca cuando muere el Obispo o un Canónigo de La Seu de Lleida. El poeta Jaume Agelet i Garriga le dedicó estos versos:

 

LA MEUCA

 

Vibra, tèrbola, la Meuca.

Els seus sons de llum i sang

escalfen els vidres tendres

i davallen murs avall.

 

Colpeix portes i finestres

el boiram desconhortat.

La Meuca, com una ocella,

esmola el seu bec picant

als meus polsos neguitosos.

 

Jaume Agelet i Garriga

(Extraído de «La obra de Jaume Agelet i Garriga». Estudio y edición Enric Falguera García. Universidad de Lleida)

 

Òlibes

Òlibes

 

En los últimos años se ha alertado sobre la disminución del 50% de la población de lechuzas, todo de Europa. En Cataluña la población ha disminuido en los últimos años un 30%. La globalización, que orienta la actividad agrícola a maximizar la producción, a costa de eliminar los espacios agro-forestales donde vivían y se reproducen las principales fuentes de alimentación de la fauna propia del país, rompe el equilibrio natural tradicional e impacta negativamente en la biodiversidad. Los movimientos de tierras, la desaparición de márgenes y bordillos en campos y antiguos trozos baldíos, y la aplicación desmedida de herbicidas, pesticidas y raticidas por todas partes, son responsables directos de un desastre ecológico de gran magnitud en todo el planeta.

 

Òlibes

 

Por este motivo, el Departament de Territori coordina un proyecto de recuperación de la especie en Cataluña que comienza con la cría en cautividad y posterior liberación. También se trabaja para implicar a la población para que se la conozca mejor y se proteja.

 

Durante los años 2018 y 2019 en La Torre del Codina hemos colaborado con el proyecto de recuperación de la Lechuza en Cataluña, y hemos criado y alimentado cinco ejemplares de lechuzas, que se han liberado en el medio en el entorno de la casa rural. Incluso, los ejemplares liberados en 2018 se han establecido en una caja nido de la casa, en el que suponemos que el año 2019, ya criaron.

 

Òlibes

 

A diferencia del cernícalo, la cría de la lechuza es más laboriosa y requiere de unos condicionantes diferentes. Durante todo el proceso deben estar situadas en un nido cerrado con una reja para evitar que se marchen o sean víctimas de sus depredadores. Este proceso, en el año 2018 duró desde el día 30 de junio hasta el día 2 de agosto alimentándolas prácticamente tres o cuatro veces por semana. El 2 de agosto en que sacamos la reja, las lechuzas siguieron en el nido hasta el día 16 de agosto. A partir de este día siguieron viniendo de noche a buscar el alimento al nido hasta bien entrado septiembre. Más de dos meses de cuidado y de alimentación de las crías de lechuza y luego acompañarlas con el alimento hasta que ya no tienen necesidad.

 

Òlibes

 

La lechuza es un animal fantástico y precioso. Salvaje e indómito como debe ser. Majestuoso y único. En toda Cataluña quedan un millar de parejas y en muchos lugares hace años que no se ven.

 

Salvar las lechuzas, es proteger la biodiversidad, es salvaguardar los márgenes, es conservar los espacios baldíos, es evitar los pesticidas y los raticidas que contaminan su alimento básico.

 

Òlibes

 

Salvemos las lechuzas, salvemos la naturaleza, salvemos la biodiversidad, salvemos la tierra.

 

Jaume Ramon Solé.

Créditos: Imágenes propiedad de Jaume Ramon Solé – La Torre del Codina.

 

Más información: 

Comments are closed.